Ir al contenido principal

Seducción criminal


En plena era de las celebrities de todo a cien, parece imposible que cualquier tiempo pasado en las portadas de las revistas fue peor. Y puede que no lo fuera, al menos estéticamente hablando.
Es comprensible el furor que unas mujeres, ciertamente fatales, más cerca de las
pin-ups cinematográficas que de las malhechoras al uso, provocaron desde las portadas de las detective magazines, un género que dominó los quioscos estadounidenses  de 1924 a 1969.

Para comprender el fenómeno, es necesario situarse, al rededor de 1934, en plena era del jazz, la prohibición, el crimen organizado y la Gran Depresión. Los ciudadanos de a pie eran tratados como vulgares criminales y éstos, como estrellas ;Machine Gun Kelly, Bonnie y Clyde, Babyface Nelson y John Dilliger eran tan famosos  como los actores del crimen de gánsters. Y los policías que los perseguían  también tenían sus 15 minutos de fama en portadas ilustradas por el gran Jim Thompson.

Sin embargo, con la fin de la crisis económica , la libre venta del alcohol y los malhechores épicos en prisión, las revistas de detectives - True Detective, American Detective, Inside Detective, Real Detective, Master Detective, Starling Detective...- sufrieron una curiosa metaforfosis. En una maniobra de ventas maestra que aún hoy sigue poniéndose en práctica, dieron con la fórmula para vender casi cualquier cosa:  sexo+violencia.

Todo tipo de chicas malas seducían desde cientos de portadas contando, no sólo la historia de los detectives que las perseguían, sino también las actitudes del país hacia el "pecado, el crimen y el castigo".


Por supuesto, la intención de estas publicaciones no era solo la de informar al público sobre el imperio del mal. Los relatos se construían cuidadosamente para que finalizaran con un mensaje moralizante  y disuasorio.
Como curiosidad contar que Eric Godtland, coleccionista compulsivo de todo lo relacionado con el modernismo, lo hawaiano, la música  y las chicas, ha reunido en True Crime Detective Magazines 1924-1969 (Tachen) los mejores momentos de cuatro décadas en las que las celebrities eran seductoras criminales que siempre acababan entre rejas. Casi, casi como las de hoy. 



Entradas populares de este blog

Contigo

-A la más amada

Quiero quedar contigo.  Volver a ver esa sonrisa en tu boca.       Verte acercar ágil, alegre,  con tu cabello ondeando ligeramente.
      Deseo que me mires desde la ventanilla del coche,  medio agachada, que subas,  que te sientes a mi lado.
      Quiero acercarme a tus labios,   sentir tu aliento,  percibir tu vibración,      sellar tu boca con un beso.
      Deseo pasar una velada alegre  y substancialmente positiva contigo.
      Quiero que cenemos juntos,  que bebamos, que brindemos.
      Hablar distendidos largo tiempo,  conocernos un poco más.
      Deseo que la noche no se termine con la cena.       Quiero que tomemos una copa en un pub.  Que nos dejemos envolver por la música  que nuestro interior se riegue con bebida fresca y alcohol… con una mezcla más potente que el queroseno.
      Salir abrazados por el talle,   caminar entre las calles,  sin rumbo, perdidos en la noche.  Mirando la luz de la luna.
      Deseo que nuestro propio instinto  nos lleve hacia…

Tu boca

Por eso quiero tu boca.


 Porque tiene la capacidad de desprenderse  de mí, como yo nunca pude.
 Sin embargo, así me mantengo,  sin ella, dándola por pérdida, cruda y ajena.

 Por ello me elevo en sueños,  me enrosco entre sábanas cada noche,  dándole solución a una realidad insoportable. 
Y entonces vuelvo a ser,  aquel que sube al tren ansiando el destino.

Allí, hacia la nada, hacia mi todo,  a paraderos desconocidos  donde siempre reinas tú. 
Tú,  con tu boca. 

Trazos sentimentales de un alma

      Todas y cada una de mis  letras       están escritas a través de la imaginación       en la soledad del silencio.
      Como cada día mi imaginación vuela       por los caminos de cada palabra,       ni siquiera me disculparé       por todas estas transmisiones que escribo;       puede que me arrastre por ellas  o simplemente pases de mí.
      Los poemas que he escrito para ti ahora       no están bajo delirios artificiales,       de momento siguen salvados por tu mirada,       ya que no te conozco y       no quisiera sentir tu indiferencia.
      Sin recaer en lo meramente cotidiano y rutinario,       no es cuestión de abrirme en una visión tuya       demasiado tiempo, te los tengo hechos por colores,
tamaños y sorpresas,
 duros, agresivos, sensuales, románticos,       eróticos…
      De pronto me encuentro contigo,       a veces en sorpresas de formas sensuales,       aceptándome por ser como soy,       por ser yo mismo con todas las consecuencias.           te empiezo a escribir lo más puro,       l…